Colocar estores en las ventanas

Colocar estores en las ventanas está más de moda que nunca y es una de las mejores alternativas para decorar y vestir con estilo las ventanas si no se quiere poner visillos o cortinas. Son sencillos de poner, baratos y, además son muy elegantes.

Venecianos, enrollables, de lamas verticales, de loneta… La variedad en tipos de tejidos y estilos de estores es muy amplia y todos ellos son muy sencillos de instalar, incluso pueden comprarse en kit.

Los estores son un elemento imprescindible en la decoración de las casas ya que cada vez están adquiriendo más protagonismo en la decoración de interiores.

A la hora de colocarlos solo hay que tener en cuenta unas sencillas recomendaciones para tomar las medidas adecuadamente y vestir de gala las ventanas de nuestro hogar si hemos decidido ponerlos nosotros mismos.

Te aconsejamos para que  los coloques sin problemas.

En primer lugar, prestar mucha atención a la hora de tomar las medidas

La colocación en el interior del marco:

Cuando el alféizar de la ventana está por dentro, el ancho del estor corresponde al ancho del hueco menos cuatro centímetros (dos centímetros por cada lado).

La altura de este, es igual a la medida del hueco menos dos centímetros. Si la ventana es abatible, es imprescindible que por encima de ella quede espacio para recoger el estor y poder abrirla, si no, habrá que instalarlo por el exterior del marco. En este caso, el estor cubre completamente la ventana. El ancho debe ser de, al menos, cinco centímetros más por cada lado que la medida del hueco y el alto corresponde a esa medida más diez centímetros. Hay que asegurarse de que no obstruirá la apertura de la ventana.

Colocarlo por el exterior del marco:

En este caso, cubrirá completamente la ventana. El ancho del estor debe de ser de, al menos cinco centímetros más que la medida del hueco por cada lado; y el alto será a esa medida más diez centímetros, asegurándose de que no dificultará la apertura de la ventana.

Colocar estores sobre la hoja de una ventana:

El estor se fija directamente en el marco de la ventana y se desplaza con ella. El ancho corresponde al ancho del cristal sumándole dos centímetros por cada lado. Hay que tener siempre en cuenta lo que ocupa la manilla.

Por el exterior del marco de la ventana:

Si es abatible, para evitar que la tela roce con la manilla es necesario colocar unas escuadras que separen el estor.

Para que cubra totalmente la ventana conviene que el estor sea unos diez cm más ancho por cada uno de los cuatro lados de la ventana.

Instalación en la pared:

Empieza por elegir los tornillos y tacos adecuados al soporte sobre el que se va a fijar el estor. Si la ventana es abatible comprueba que cuando vaya a estar recogido se pueda abrir y que al desplegarlo, no choque con nada.

En una veneciana es imprescindible colocar, además de los soportes laterales, uno intermedio, como mínimo a diez centímetros del cordón ya que es uno de los puntos del estor  sobre el que  se ejerce más fuerza. Para colocarlo se marca la posición de los soportes a cada uno de nos dos lados de la ventana, dejando la misma distancia hasta el borde. Se taladra la pared y se introduce un taco adecuado para el material del que se trate, atornillando el soporte. Tomando este como referencia, con una regla y un nivel de burbuja se marca la posición del segundo soporte, colocando igual que el primero.

Las persianas venecianas necesitan llevar siempre, como mínimo, un soporte intermedio (el fabricante suele recomendar cuántos necesita).

Suele necesitarse un soporte por cada 50 cm de ancho de estor.

Cortar a medida:

Las ventanas venecianas y estores adquiridos en kit se pueden cortar a la medida de nuestras ventanas.

Para cortar el ancho, se coloca la veneciana sobre una superficie plana, se mide y se marca a ambos lados los puntos de corte (por los dos lados igual para respetar la simetría de los cordones)

Se corta el cabezal con el arco de sierra, protegiendo las lamas para que no se deterioren. Después se cortan éstas una por una.

Cortar el largo de una veneciana:

En primer lugar se quitan los tapones de la escalerilla para liberar el cordón del estor.

Se deshacen los nudos y se separan las lamas que haga falta hasta alcanzar el largo deseado. Se coloca la barra terminal, cortando con unas tijeras el cordón sobrante de la escalerilla. Se hacen los nudos y se colocan los tapones.

Hacer más estrecho un estor enrollable:

Se corta el tubo y el perfil terminal con un arco de sierra. Con unas tijeras se cota la tela; si lleva dibujos grandes, se elimina la misma cantidad por cada lado, para respetar la simetría.

Por último, se vuelve a fijar la tela sobre el tubo, utilizando la cinta adhesiva de doble cara situada en el mismo.

En las ventanas muy expuestas al sol es preferible evitar las venecianas de vinilo y los estores enrollables ocultantés. Las venecianas de aluminio son las más resistentes al calor.

Para terrazas acristaladas o ventanas inclinadas existen en el mercado estores guiados por cable.

Deja tu comentario!